Dime qué música escuchas al volante y te diré cómo manejas

Dime qué música escuchas al volante y te diré cómo manejas

¿Cómo sos al volante? Vas con música (quién no?) ¿Pero la pones a todo volumen y te crees en un karaoke o la dejás despacio para no distraerte? Bueno, ese no es el punto ahora, si no saber cómo sos al volante según lo que escuchás. Pasá, escuchá y fijate si te sentis reflejado.

Pará… la oreja

Se sabe que el cerebro puede escuchar de forma detallada ondas musicales mientras hacemos otra actividad, como por ejemplo manejar. De hecho hay fundamentalistas que no manejan si no stá escuchando algú tema. ¿Pero existe algún riesgo? ¿O es sólo exageración? ¿Puede influir realmente la música en nuestro estilo de conducción? 

Según un estudio de la web inglesa confused.com, la música influye en la forma que tenemos de conducir. Pero eso no es todo: según qué tipo de música escuchemos, podemos conducir de forma más agresiva, más calmada o más distraída.

Si queremos ir más en profundidad hay algunas canciones que directamente no deberían estar e la lista de reproducción, cuando aceleramos. Esto es porque las canciones cuyo ritmo es más rápido y agresivo que el de nuestros propios latidos, puede hacer que se nos acelere el corazón y conduzcamos de forma más irresponsable.

Esta es la lista (en Inglaterra) de las 10 canciones poco recomendadas al volante:
1. Hey Mama – The Black Eyed Peas 
2. Dead on Arrival – Fall Out Boy
3. Paper Planes – M.I.A 
4. Walkie Talkie Man – Steriogram 
5. Paradise City – Guns N’ Roses 
6. How You Remind Me – Nickelback
7. Hit the Road, Jack – Ray Charles 
8. Get Rhythm – Johnny Cash
9. Heartless – Kanye West
10. Young, Wild and Free – Snoop Dogg & Wiz Khalifa (feat. Bruno Mars)

La prueba

Obvio que estos datos no fueron dados por dar. Se realizó una prueba para dar razón o no a la teoría, experimentando con ocho conductores (4 hombres y cuatro mujeres) que condujeron más de 800 km. En la primera mitad del tiempo, no escucharon ningún tipo de música, y en la otra mitad escucharon distintos géneros musicales para poder analizar las distintas reacciones.

En cada uno de los viajes se monitorearon los estilos de conducción controlando factores como la velocidad, la aceleración y el tipo de música que sonaba en cada momento para ver cómo esta afectaba a la conducción. El experimento arrojó datos sorprendntes, en relación a los estilos de música que sonaban, afectando de forma diferente en la conducción de los participantes.

Se reveló que la música hip-hop provocaba una conducción más agresiva con aceleraciones más rápidas y frenadas más bruscas. Por su parte, el heavy metal generaba que los participantes pisaran el acelerador más a fondo conduciendo a velocidades más elevadas y la música clásica… La música clásica hacía que condujeran de forma más errática y distraída. 

Palabra autorizada

Quien analizó los resultados fue el Dr. Simon Moore, psicólogo de la London University, quien concluyó que “la música ruidosa y que nos acelera el corazón puede ser una combinación mortal al volante”.

Esto es debido a que si nos aumentan las pulsaciones, la excitación puede llevarnos a concentrarnos más en la canción que está sonando que en la carretera. Ojo, tampoco significa escuchar algo que no nos guste, ya que eso puede «causar estrés y distracción y eso afecta también a la conducción”.

Otro detalle que analizó es que cuando la música que suena lleva un ritmo rápido, inconscientemente tendemos a manejar a más velocidad para ir al ritmo de la música, algo muy peligroso.

Lo recomendable

Según el Dr. Moore, “el ritmo óptimo para una conducción segura debería ser el que imita al del latido humano”. Esto significa entre 60 y 80 pulsaciones por minuto. Canciones como Come away with me de Norah Jones, The Scientist de Coldplay o Tiny Dancer de Elton John, o cualquiera de este estilo sería la mejor opción a la hora de manejar tu auto.


Dejanos tu comentario