¡Ojo con los engaños en alquileres temporarios!

¡Ojo con los engaños en alquileres temporarios!

La tendencia de contratar alojamientos por internet va en aumento, pero hay que tener cuidado, ya que no todos los sitios son confiables.

¿Cómo pueden estafarte?

Los estafadores pueden llegar a reunir toda la información de las propiedades para simular un anuncio de alquiler temporario. Publican el aviso en redes sociales y grupos de alquileres y se “camuflan” entre medio de otros alojamientos reales.  

Para hacer más creíble la publicación incluyen varias fotos del alojamiento. La del exterior suelen ser reales, pero se añaden fotos falsas del interior.  

Las personas se sienten atraídas por los precios o instalaciones de la propiedad, se ponen en contacto con los supuestos dueños y depositan un adelanto. Algunas veces el estafador desaparece luego de recibir el primer depósito, pero en el peor de los casos el turista llega a destino y recién ahí descubre que el alojamiento no existe.

Desde alquilerargentina.com recomiendamos algunos consejos para evitar situaciones de este tipo.

¿Qué precauciones hay que tener?

1. No contratar propiedades ofrecidas través de redes sociales. Usar siempre plataformas reconocidas como alquilerargentina.com. Hay muchos casos de perfiles con identidades falsas en Facebook , lo cual no quita que haya alquileres reales, pero en tal caso, buscá más información que respalde el alojamiento. 

2. Convertite en un “stalker”. Incluso si contratas por plataformas oficiales como Alquiler Argentina, Booking o Airbnb, es necesario  revisar el anuncio y leer comentarios de otros turistas, puntuaciones, etc. Busca el alojamiento en otras plataformas, revisa sus redes sociales, chequea el domicilio, las fotos, busca si tiene web oficial. 

3. Investigá los precios que se están manejando y compará. La seña no debería superar el 30% y con eso basta para congelar el precio. Evaluá primero el aviso y al propietario cuidadosamente para realizar el pago. 

4. Contactá al dueño. Una llamada puede ayudarte a mantener un diálogo fluido con el dueño del alojamiento y se puede convertir en el respaldo necesario para evitar futuros inconvenientes. Conservá todas las conversaciones que acrediten la reserva, los servicios contratados y los pagos. Mantenelos hasta el final de la estadía. 

Si desde el comienzo algo te parece sospechoso, no tengas vergüenza en sacarte todas las dudas, recordá que están en juego tus vacaciones y la de tu familia. Comportamientos raros, contradicciones, falta de pruebas, urgencia del dueño por recibir el dinero y precios demasiado bajos son señales que debés estar atento. ¡No te dejes engañar!

Entradas relacionadas

Dejanos tu comentario