Glamping, una tendencia que crece

Glamping, una tendencia que crece

Desde hace un tiempo el glamping crece a pasos agigantados. ¿De qué trata esta tendencia? Te lo contamos acá.

«¿Te vas a un hotel o a un camping?» Tantas veces escuchamos eso, ante la duda de elegir el contacto con la naturaleza o las comodidades que ofrecen esos lugares de tantas estrellas. Hoy en día se puede tener ambos lugares en uno solo, en lo que se conoce como “glamping”: “glamour” y “camping”.

Viví el campling

Esta experiencia es ideal para la gente que quiera disfrutar del contacto con la naturaleza, sin perder las comodidades. Propuestas totalmente distintas, que se basan en espacios construidos con materiales sustentables de bajo impacto ambiental, acoplándose a un turismo responsable y ecofriendly. Muchos practican el reciclaje, la economía de los recursos energéticos o el cultivo de sus alimentos. Y lo mejor para muchos es que no se alejan tanto -en cuanto a servicios- de los hoteles: pileta, ropa blanca, camas confortables, etc.

Esta tendencia mundial, también se vive en la Argentina, donde en un camping se pueden disfrutar de el lujo y el confort. Se tratan, básicamente, de espacios rústicos de bajo impacto ambiental, ya sea tiendas de campaña –como las base de los safaris que se realizan en África–, contenedores al aire libre o domos, que cuentan con todas las prestaciones de primera categoría.

Dichas prestaciones se asimilan a las presentadas por hoteles de cinco estrellas. Estamos hablando de: pensión completa, jacuzzi, piscina, spa, servicio de mucama, calefacción, salamandra a leña, comida orgánica,lcd, actividades de aventura organizadas y más.

Los más conocidos del país

En nuestro país ya son varios los puntos en donde hay. Por ejemplo, en el
camping Río Arrayanes, enmarcado en el espectacular paisaje de la Cordillera y los lagos patagónicos. Estos domos cerca del Parque Nacional Los Alerces, en cercanías de Esquel, Chubut, es ¡tremendo! Más al sur, el campamento Adventure Domes Ecocamp, regala una vista inolvidable y una experiencia igual, entre los lagos Roca y Rico, a 50 kilómetros de Calafate, en el sudoeste de Santa Cruz. También Eco Camping Bonanza
a 12 km al norte de El Chaltén, cuenta con tres domos de confortable alternativa de descanso junto al río Las Vueltas.

En Mendoza también hay, más precisamente a 100 km de Malargüe,
en el paraje Las Loicas, unidades con piso de madera. En Capilla del Monte, Geo Glamping Dos Aguas al pie del cerro Uritorco, es uno de los más conocidos. También en San Huberto -a 4 km de Nono- existen domos que se encuentran en las copas de los árboles en El Refugio. Todo una maravilla.

La Provincia de Buenos Aires se ha sumado también a la movida, con lugares como la estancia Puesto Viejo, en Cañuelas, en Balcarce y en varios puntos de las sierras.

No importa el lugar, en todos aseguran algo que no se encuentra en otras partes: Hospedarse en un lugar de mil estrellas.

Entradas relacionadas

Dejanos tu comentario